Día 20:

Esta noche he vuelto a escuchar a Norah Jones. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez. Es una artista desconocida que aparece y desaparece a voluntad, raramente suena en las radios generalistas. Norah no está en ninguna de mis listas de música, sería romper la magia. Al comenzar los primeros acordes, he recordado la primera vez que los oí. Era una noche de verano, Manuel Ángel me recogió con su Renault 12. Acababa de sacarse el carné de conducir, llevaba puesta la L.

Me llegan pinceladas claras del momento: el pobre marcador iluminado en verde, las ventanillas manuales bajadas, olor a ambientador de pino, una gamuza y Nora Jones diciéndome a través de la Pionner, “Amanece…y si estoy en lo correcto este es el camino que me llevará de regreso a ti.”

Fue un momento especial, un cúmulo de sensaciones próximo a la felicidad. Lo que me pasa con esta canción es parecido a la trama de la película Sólo tú, en la que una joven persigue a ciegas a un desconocido, llamado Damon Bradley, porque salió el nombre durante una manipulada ouija en la adolescencia.

Desde aquella ochentera oscuridad, cuando suena Sunrise, paro, dejo de hacer, miro a mi alrededor y busco. Es inexplicable, sé que es una señal acompañando a algo que rara vez detecto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s