Crónica de un partido

Es complicado que un hijo adolescente y su padre estén de acuerdo en algo. Por intrascendente que sea, llegada la ocasión, hay que presumir de ello. Anoche encontré con el mío un punto de encuentro: la pizza de queso es aburrida.

En el descanso del partido abordamos la cocina. Encontramos en el congelador una pizza con cuatro tipos de queso. Para hacerse una idea basta pensar en lo insulso de condimentar algo únicamente con pimiento amarillo, najerano, Lamuyo y Bishops; anchoa Ringen, Mordaz, Japonicus y Capensis. Hay diferencia entre cada tipo, no lo dudo, pero para degustar una cena de Champions League pega más una explosión de sabores. 

Ambos adornamos generosamente el aburrimiento con salchichón. Las cuatro variedades se convirtieron en dos sabores: Bayern y Real Madrid.

Nuestro equipo ganó 1-2. Durante la madrugada, a cada viaje que hacía al grifo, más me convencía del acierto. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s