Un trapo por titulación

Llevo toda la semana bajando muy temprano a la calle con las perras. Normalmente, cuando lo hago más tarde, ya están limpiando las escaleras. Madrugar más me permite ver llegar a las mujeres en su coche, aparcar, dirigirse al portar, buscar la llave de entre un gran manojo, abrir y pasar. 

En la rutina hay algo que me ha chocado: al acceder, una de ellas saca del bolsillo de la bata un trapo con el que, de paso, limpia el cristal de la puerta. Es un ejemplo perfecto de optimización del trabajo. 

Hace muchos años, un jefe demasiado joven, recién salido de la universidad y prepotente, nos decía: “Vamos a trabajar como leones y luego pensamos cómo lo hacemos“. La frase es verídica, lo pueden corroborar algunos lectores del blog. Con todos sus estudios, demostró a diario una ignorancia supina en cuanto a organización y dirección de equipos. 

El sentido común no lo da una corbata. Un simple trapo puede procurar más brillo que la titulación mal aprendida.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s